CURIOSIDADES – Origen del Día de la Madre, conoce su historia

Origen del Día de la Madre, conoce su historia

En todo el mundo se festeja el Día de la Madre, aunque las fechas y las razones para su elección varíen de acuerdo a cada país. Lo cierto es que el Día de la Madre se celebra en casi todo el mundo y al parecer desde los primeros rasgos de la civilización humana.

La mayor parte de las celebraciones por el Día de la Madre se llevan a cabo en el mes de mayo. En este día se rinde homenaje a la Madre, quien con mucho amor y ternura, nos brinda su cariño, afecto y comprensión desinteresadamente. En esta fecha reconocemos su abnegada labor y el sacrificio constante que hacen por sus hijos.

Así, el Día de la Madre en varios países de Europa, como España, Hungría, Portugal, Sudáfrica, Lituania, se celebra el primer domingo de mayo. Una gran parte de países lo celebran el Segundo Domingo de mayo, entre ellos se encuentran EEUU, Canada, Alemania, Perú, Ecuador, Chile, Venezuela, Colombia, Brazil, Honduras, Uruguay, Australia, Cuba, Puerto Rico.

¿Pero cual son sus orígenes e historia?

Las primeras celebraciones conocidas del Día de la Madre, se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la Madre de los dioses Zeus, Poseidón, Hades, Deméter, Hestía y Hera. Cuenta la mitología que Rhea ocultó a Zeus y lo cambió por una piedra, la que fue tragada junto con el resto de sus hijos, por su esposo Cronos.

Los romanos, que en casi todo copiaron a los antiguos griegos, continuaron los festejos a los que llamaron la Hilaria, que daba comienzo el 15 de marzo en el templo de Cibeles y continuaba por tres días enteros, en los cuales se hacían ofrecimientos.

Los primeros cristianos transformaron estas celebraciones en honor a la Virgen María, la Madre de Jesús. En el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que se mantiene en la celebración del Día de la Madre en algunos países como Panamá.

Se dice que el origen del actual Día de la Madre se remonta al siglo XVII, en Inglaterra. En ese tiempo, debido a la pobreza, una forma de trabajar era emplearse en las grandes casas o palacios, donde también se daba techo y comida.

Un domingo del año, denominado «Domingo de la Madre», a los siervos y empleados se les daba el día libre para que fueran a visitar a sus madres, y se les permitía hornear un pastel (conocido como «tarta de Madres») para llevarlo como regalo. Los niños concurrían a misa y regresaban a sus hogares con regalos para sus progenitoras. Esta celebración se desarrollaba colectivamente, en bosques y praderas.

Aunque algunos colonos ingleses en América conservaron la tradición del británico Domingo de las Madres, en Estados Unidos la primera celebración pública del Día de la Madre se realizó en el otoño de 1872, en Boston, por iniciativa de la escritora Julia Ward Howe (creadora del «Himno a la república»). Organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa, invitando a todas las madres de familia que resultaron víctimas de la guerra por ceder a sus hijos para la milicia.

Tras varias fiestas bostonianas organizadas por Ward Howe, ese pacifista Día de la Madre cayó en el olvido. Fue hasta la primavera de 1907, en Grafton, al oeste de Virginia, cuando se reinstauró con nueva fuerza el Día de la Madre en Estados Unidos, siendo Ana Jarvis, ama de casa, quien comenzó una campaña a escala nacional para establecer un día dedicado íntegramente a las Madres estadounidenses.

Anna Marie Jarvis
Anna Marie Jarvis

El Día de la Madre de nuestros días se lo debemos a la estadounidense Anna Marie Jarvis, nacida en Webster, Virginia Occidental el 1 de mayo de 1864. Vivió en su pueblo natal hasta que se mudó junto a su adorada madre Ana Maria Reeves Jarvis a la cercana Grafton, también en Virginia Occidental. Ana Jarvis luego de perder a su madre prematuramente, en 1905, se obsesionó por rendirle tributo a esa mujer que tanto recordaba y anhelaba.

Ana Jarvis en 1905, comenzó a enviar cartas a políticos, abogados y otras personas influyentes solicitando que se consagrara el Día de la Madre el segundo domingo de mayo.Y lo logró… para 1910 ya se celebraba en muchos estados de la Unión, así en 1912 logró que se creara la Asociación Internacional Día de la Madre con el objetivo de promover su iniciativa.

Luego, el Congreso de EE.UU. tomó la iniciativa y presentó un proyecto de ley a favor de esta celebración en todo el país. Finalmente, en 1914, el Congreso de Estados Unidos aprobó la fecha como el Día de la Madre y la declaró fiesta nacional, lo cual fue apoyado por el Presidente Woodrow Wilson.

Woodrow Wilson
Woodrow Wilson

Más tarde otros países se adhirieron a esta iniciativa y pronto Ana pudo ver que más de 40 países del mundo celebraban el Día de la Madre en fechas similares. Acontecimiento que no tenía otro fin que rendir homenaje y enaltecer a ese increible ser que trae vidas al mundo.

Sin embargo, la festividad impulsada por Ana Jarvis comenzó a mercantilizarse, de manera tal que se desvirtuaba el origen de la celebración. Esto motivó a que Ana presentara una demanda, en 1923, para que se eliminara la fecha del calendario de festividades oficiales.

Su reclamo, de gran alcance, provocó que fuera arrestada por disturbios durante una reunión de Madres de soldados en lucha, que vendían claveles blancos, el símbolo que Jarvis había impulsado para identificar la fecha.

Ana Jarvis luchó con insistencia contra la idea que ella misma había impulsado, perdiendo todo el apoyo de aquellos que la acompañaran inicialmente.

En un reportaje que le hicieron antes de su muerte Ana mencionó su arrepentimiento por haber impulsado el Día de la Madre pues ella jamás se imaginó que este día fuera utilizado más bien mercantilmente y no con el fin que ella había idealizado.

¿Quién fue Anna Marie Jarvis?

Nació en Culpeper, Virginia (EE.UU.) el 30 de septiembre de 1832. Sus padres fueron Josiah W. Kemper y Nancy Reeves.

Jarvis trabajó en todo el oeste de Virginia (en la actualidad Virginia Occidental) para promover la salud de los trabajadores y la seguridad. Durante la Guerra Civil Americana organizó a las mujeres para atender las necesidades de los heridos de ambos lados del conflicto bélico. Después de la guerra se convirtió en activista del pacifismo.

Ana María Reeves Jarvis falleció el 9 de mayo de 1905 en Philadelphia, Pennsylvania, EE.UU. En 1907, su hija Anna Marie Jarvis repartió 500 claveles blancos en la iglesia de su Madre, la Iglesia de San Andrés, en Grafton, Virginia Occidental (uno para cada Madre en la congregación). Al año siguiente, se celebró un homenaje a su Madre en Grafton, Virginia Occidental el 10 de mayo, 1908, y luego emprendió una campaña para que el Día de la Madre sea celebrado en todo su país. El objetivo se logró cuando el presidente Woodrow Wilson lo declaró en 1914.

Artículo original

Processing your request, Please wait....