Mitos populares de la ciencia

Podemos encontrar mentiras, errores y mitos que crecen, se fortalecen y persisten entre nosotros prácticamente en cualquier ámbito de nuestras vidas. Día tras día, en lo cotidiano, lidiamos con numerosos mitos y hasta hay quienes hacen de ellos un estilo de vida… en fin, el hecho es que tarde o temprano caen, y la gran mayoría de ellos son derrumbados por la ciencia.

No obstante, también hay mitos dentro del ámbito científico. Hoy quiero invitarte a conocer algunos de los más comunes, algunos de los mitos de la ciencia más populares y recurrentes con los que uno puede toparse por ahí y que como todo mito, no son ciertos. Comencemos el recorrido…

La estrella más brillante después del Sol: ¿Polaris?

Equívocamente, suele decirse que Polaris es la estrella más brillante que existe. Lo cierto es que Sirio, más conocido como Sirius es en realidad mucho más brillante que Polaris. La brillantez de una estrella, técnicamente su magnitud aparente, es más alta cuanto más baja es su cifra y mientras que Polaris (la número 48 entre las más brillantes) tiene una magnitud aparente de 2,01, la de Sirius es de -1,47, siendo la estrella más brillante después del Sol y obviamente, dentro del espectro visible desde la Tierra.

¿La evolución siempre implica mejoras?

El mito de que la evolución hace que los organismos “inferiores”, por decirlo de algún modo, se vuelvan “superiores”, es falso. Es decir, existe la creencia de que al evolucionar, un organismo se vuelve más complejo y desarrollado, pero esto no siempre es así.

Si bien es cierto que en términos evolutivos, la selección natural hace a un lado los genes menos saludables de toda reserva, también existe evidencia de que organismos de lo más simples y con considerables imperfecciones, han sobrevivido durante muchísimos, pero muchísimos años, prácticamente sin cambio alguno. Ejemplos son los hongos, los cangrejos de río o hasta determinadas especies de tiburones que parecen salidas de la prehistoria.

El cerebro y las neuronas

Existe una gran cantidad de mitos sobre el cerebro y las neuronas. Los mitos más populares mencionan, por ejemplo, que el cerebro es gris (cuando en realidad también es blanco, rojo y hasta negro), que solo usamos el 10% de éste (cuando lo cierto es que el cerebro desactiva determinadas regiones durante el día, pudiendo funcionar como mínimo con el 10% de su totalidad activa), que el cerebro se mantiene consciente hasta 30 segundos después de una decapitación (éste tiene algo de cierto, pero se trata de 3 segundos, no 30), que las neuronas no se regeneran (de hecho existe la neurogénesis y se sabe que las neuronas sí pueden volver a generarse) y entre otros tantos, que el cerebro del ser humano es el más grande de todos (en realidad, el cerebro más grande del mundo es el de los cachalotes).

¿Tenemos 5 sentidos? No, muchos más

Como lo vimos en oportunidades anteriores, éste es un gran mito y gracias a la comunidad científica, hoy se sabe que los seres humanos tenemos mucho más que solo 5 sentidos. Dos claros ejemplos más allá del tacto, el oído, la vista, el gusto y el olfato, son el sentido de la nocicepción (nuestro sentido del dolor) y el de la propiocepción, (el sentido que permite al cuerpo conectarse con el medio sin la necesidad de un estímulo visual), ambos sumamente interesantes.

No existe un lado oscuro de la Luna

Lo siento Roger, realmente lo siento, Pink Floyd es de las mejores bandas que jamás hayan existido, pero lo que sí no existe es tal cosa como el lado oscuro de la Luna. Sencillamente, se trata de una región de la Luna que nunca hemos podido ver desde la Tierra. Ello se explica por los efectos gravitacionales de nuestro planeta, que fueron enlenteciendo la rotación de la Luna sobre su propio eje, tanto como para que hoy, su período rotacional coincida con el orbital (el tiempo que tarda la Luna en realizar un giro completo alrededor de la Tierra) en un efecto estabilizador. La Luna da una vuelta completa alrededor de la Tierra al mismo tiempo que gira una vez sobre su propio eje y como resultado, todo el tiempo vemos la misma cara desde la Tierra.

Bueno, estos son solo algunos de los mitos que uno más puede escuchar cuando se habla de ciencias. ¿Qué te pareció? ¿Conoces algún otro que puedas añadir a la lista? ¡Vamos! Seguro que sí, pues en nuestra sección de mitos te hemos ayudado a derribar mentira tras mentira.

Articulo Original

Processing your request, Please wait....